“Estamos muy contentos con la individualización del consumo de calefacción porque ha supuesto que cada vecino ponga la calefacción que quiera y se han evitado los problemas de discusiones en la comunidad”. Habla Carlos Vila, presidente de la comunidad de propietarios de Rioja  13 de Madrid, donde en 2014 se llevaron a cabo una serie de cambios en la calefacción central para que cada vecino pudiera regular su consumo.

opiniones clientes individualización

Carlos Vila

De este modo, hoy cada propietario puede establecer la temperatura y horas de calefacción que desea en su vivienda y pagar en función de ello. “Estamos contentos porque los vecinos que no querían tanta calefacción la ponen menos y saben que van a pagar menos, y los que querían más, la pueden poner todo lo que quieran, aunque saben que van a pagar más”.

El edificio de Vila es sólo un ejemplo de una de las numerosas comunidades que a lo largo de estos últimos años ha contratado a Remica Servicios Energéticos para ir adelantándose a lo establecido en la Directiva europea 2012/27/UE sobre eficiencia energética que establece que a partir del 1 de enero de 2017 todas aquellas viviendas con sistema de refrigeración, calefacción o agua caliente central cuenten con aparatos de medición de los consumos individualizados.

 

El repartidor de costes, ¿para qué sirve?

 Los aparatos que se encargan de medir el consumo individual de cada radiador son los repartidores de costes. Son unos dispositivos electrónicos que se colocan sobre la superficie de cada radiador y que, normalmente, sólo es necesario fijarlos mediante unos tornillos de sujeción.

El repartidor electrónico de costes de calefacción tiene en cuenta para calcular el consumo calórico tanto el tamaño del radiador como la diferencia entre la temperatura en la superficie del mismo y la temperatura ambiente.

Por sí mismo, este aparato lo único que hace es informarnos del consumo que hacemos de calefacción. Sin embargo, si quisiéramos además regular la temperatura de nuestro hogar en función de nuestras necesidades, sería necesaria además la instalación de una válvula y un cabezal termostático en cada radiador. Estas válvulas nos permitirán regular la temperatura de la habitación y en el mercado hay distintas opciones.

termostática y repartidor de costes

“Hasta ahora, los vecinos estaban acostumbrados a abrir la ventana cuando tenían calor por culpa de la calefacción central. Actualmente, como cada vecino paga por lo que consume, en lugar de abrir la ventana cierran las válvulas de los radiadores”, señala José Emilio López Sopeña, Presidente de esta Comunidad de Propietarios  Bolivia nº 15-17 de Madrid.

 

opiniones clientes remica

José Emilio López Sopeña

Este bloque de viviendas encargó a Remica llevar a cabo la individualización del consumo por “su amplia experiencia”. Así, la compañía, además de intervenir en cada radiador, realizó un equilibrado hidráulico de la instalación.  Esto porque, pese a que hay empresas que no lo llevan a cabo, el equilibrado hidráulico es fundamental para un correcto funcionamiento de la instalación. Gracias al equilibrado hidráulico de la instalación conseguiremos que todos los radiadores de la vivienda calienten adecuadamente, ya que recibirán el agua que necesitan.

Asimismo, el equilibrado hidráulico permite el óptimo funcionamiento de las válvulas termostáticas, asegurando que alcancemos la temperatura deseada en nuestro hogar y poniendo fin a las grandes diferencias de temperatura entre viviendas. En caso de no llevar a cabo el equilibrado, la diferencia entre la temperatura real y la deseada puede llegar a ser de ± 2°C.

“Antes de realizar la individualización nadie se atrevía a tocar las válvulas de los radiadores, porque eran viejas y si se movían, goteaban”, señala Amador Royuela, expresidente de la comunidad de Argumosa 28. “Ahora, la individualización permite que los vecinos puedan regular la temperatura y ha contribuido a reducir la factura energética”.

 

¿Qué supone individualizar el consumo?

“Hicimos la individualización porque muchos vecinos protestaban porque estaban pagando calefacción sin usarla”, señala Josefa Asenjo, presidenta de la comunidad de Duque de Sesto 33. “Nuestro edificio da a dos calles distintas y en una da mucho más el sol que en otra, así que mientras unos pisos son muy cálidos, otros son muy fríos. Eso llevaba a que había un grupo de vecinos que decían que tenían que abrir las ventanas y que estaban pagando calefacción para tirarla”.

Esas discusiones terminaron cuando en 2014 decidieron individualizar el consumo. “Desde entonces, nadie se ha lamentado”, explica la presidenta. “La votación fue entre todos los vecinos así que tampoco tendría motivos porque yo busqué varias opciones. Además de que funciona bien,  no se pueden quejar porque llegamos a un acuerdo muy bueno con Remica sobre la forma de pago”.

Así, todos coinciden en señalar que las ventajas de este sistema de calefacción son numerosas. Veamos, por último, un ejemplo de los beneficios que este sistema puede suponer para los usuarios:

Supongamos que la familia Pérez acaba de individualizar el consumo de calefacción de su vivienda y se preparan para pasar las navidades fuera. Gracias al nuevo sistema, podrán cerrar los radiadores para que no consuman los días que no están en casa y por tanto, reducirán su recibo de calefacción. Además, imaginemos que los Pérez han decidido instalar cabezales electrónicos con actuación a distancia en sus radiadores, esto les permitirá controlar la temperatura de su hogar desde el móvil. De esta manera, antes de llegar a casa, durante el viaje, establecen ya la temperatura que quieren en cada estancia a su llegada.

Como ves, la individualización del consumo de calefacción permite un amplio abanico de posibilidades de ahorro y además ayuda a reducir las emisiones de CO2.

¿Conoces alguna ventaja más de individualización del consumo? ¡Déjanosla en los comentarios!