empresas de servicios energéticos clasificaciónLa coyuntura socio-económica actual hace que, entre otros,  el sector de los Servicios Energéticos sea clave para la salida de la crisis,  contribuyendo a la reducción del consumo energético en nuestro país.

Sin embargo, nos encontramos en un escenario en el que entre los usuarios existe todavía cierta confusión en torno a la actividad que realizan las Empresas de Servicios Energéticos (ESEs): ¿Qué valor añadido aportan? ¿Qué garantía ofrecen del cumplimiento de los compromisos de ahorro?

Para vencer la barrera de la desconfianza, Remica ha sido la primera empresa de servicios energéticos en garantizar los ahorros por contrato y, posteriormente, en certificar los mismos a través de una entidad autorizada independiente.

En esta línea, en colaboración con la Asociación de Empresas de Servicios Energéticos (ANESE) y, por qué no decirlo, ante el inmovilismo de algunas administraciones públicas, consideramos necesario seguir trabajando para facilitar a los usuarios toda la información pertinente a la hora de evaluar la contratación de los servicios de una ESE: ordenar y estructurar un sector que se encuentra en pleno desarrollo.

Por ello, cuando desde ANESE se nos brindó la oportunidad de participar en el proyecto de crear la primera clasificación de ESEs, nos sumamos a la iniciativa sin dudarlo, aportando nuestra experiencia  a su desarrollo.

Desde hace más de un año, en el grupo de trabajo creado a tal efecto, hemos ido desarrollando las ideas que, desde puntos de vista muy diferentes, han derivado en la nueva clasificación recién presentada.

En realidad, el ámbito de actuación de las ESEs es muy amplio, dado que pueden abarcar todos los servicios energéticos posibles, con el fin de mejorar la eficiencia en el uso de la energía y reducir los costes energéticos de una instalación.

Por ello, en el grupo de trabajo, se han tenido en cuenta las aportaciones de las diferentes empresas que hemos participado, que provienen de sectores y  tecnologías diferentes. Sin embargo, se ha mantenido el denominador común de definir que una ESE proporciona servicios energéticos en las instalaciones de los usuarios y asume cierto riesgo técnico y económico, ya que el pago de estos servicios se basará, total o parcialmente, en el cumplimiento de los ahorros energéticos en los términos pactados con el cliente a través de la implantación de medidas de ahorro energético y su posterior gestión y seguimiento.

Continuando con nuestro compromiso con este proyecto, nos ofrecimos para participar en la prueba piloto a la hora de poner en práctica la clasificación y la verdad es que, gracias a la colaboración de TÜV Rheinland, resultó bastante sencillo.

Por medio de esta clasificación se pretende aportar una garantía adicional a los usuarios, que podrán saber que se encuentran realmente ante una empresa de servicios energéticos que ha demostrado, a priori,  su solvencia técnico-legal y económica.

D. Rafael Herrero, Presidente de ANESE y D. Gonzalo de Castro, Director General de TÜV Rheinland muestran los sellos de calidad de la nueva certificación.

D. Rafael Herrero, Presidente de ANESE y D. Gonzalo de Castro, Director General de TÜV Rheinland muestran los sellos de calidad de la nueva certificación.

Asimismo, en el caso de que la empresa sea certificada con el sello ESE plus, como ha sido el caso de Remica, el cliente puede tener la certeza de que se encuentra ante una compañía que cuenta con experiencia  en la prestación de este tipo de servicios.

Aprovecho estas líneas para animar a todas las empresas que quieren desarrollar su actividad como ESE a sumarse a esta iniciativa ya que, con esta clasificación, conseguiremos ordenar y profesionalizar el sector y particularmente obtener un distintivo de marca que permita a los clientes reconocer a las empresas que realmente le pueden ofrecer servicios energéticos con garantía.