El pasado mes de noviembre, la asociación Amigos de la Tierra publicaba el informe Auditorías Energéticas ¿Cómo queremos ahorrar energía? Actitudes sociológicas ante la eficiencia energética. Un documento elaborado con la colaboración del Ministerio de Agricultura y la Fundación Biodiversidad, que recoge las conclusiones de una investigación llevada a cabo entre los años 2015 y 2016 y que  es poco frecuente porque trata de recoger las actitudes que las familias tienen con respecto a las medidas de eficiencia energética y ahorro que pueden aplicar en sus hogares.

Para este estudio se han seleccionado viviendas de cuatro comunidades autónomas representativas de las diferentes regiones climáticas españolas (Baleares, Madrid, Galicia y la Rioja) y, en ellas se han realizado auditorías energéticas. En la muestra del estudio se han incluido viviendas en situación de pobreza energética, de modo que se ha podido obtener un resultado bastante representativo de la realidad energética del sector residencial de nuestro país.

auditorías energéticas

 

Potencial de ahorro detectado por las auditorías energéticas

Las conclusiones son interesantes. Este es el potencial de ahorro estimado tras realizar las auditorías energéticas:

  • – El 100% de los hogares son susceptibles de aplicar medidas de ahorro “a coste cero” y podrían reducir su factura de la luz comprando electrodomésticos eficientes.

 

  • – Los hogares situados en bloques de edificios comunitarios requieren de medidas de ahorro energético basadas en cambios estructurales de alto coste en los edificios, entre ellas, renovación de calderas de calefacción central, cambios de ventanas, etc.

 

  • – Mejorando en ahorro y eficiencia energética, cada hogar podría evitar anualmente la emisión de 0,92 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera; una de las causas del cambio climático.

 

  • – Según el informe, la mayor oportunidad para reducir en el hogar las emisiones de gases efecto invernadero pasa por utilizar fuentes de energía renovables. Además, sustituir calderas y estufas antiguas podría evitar el 30% de las emisiones de dióxido de carbono anuales.

 

Extrapolando los resultados a toda España, las auditorías energéticas realizadas estiman que los hogares podrían reducir un 60% del consumo energético en 10 años, lo que supondría un ahorro económico del 76% en el mismo periodo.

 

Actitud de los hogares

Entonces, conociendo estas cifras, ¿cuál es la actitud de los hogares? ¿Aumentó su grado de concienciación o se pusieron en marcha medidas de ahorro y eficiencia energética tras la participación en el estudio? Los resultados del informe son realmente reveladores:

  • – Influye el grado de concienciación ambiental. Las personas con un mayor grado de concienciación ahorran más energía en sus hogares y además están dispuestas a emprender medidas que suponen un gasto económico si eso supone un ahorro energético. Sin embargo, a pesar de estar más concienciados, este tipo de hogares no tienen un mejor conocimiento de cuáles son los despilfarros ocultos en el hogar.

 

  • – Existe cierta resistencia a las medidas de ahorro energético. Aunque leve, los autores del estudio destacan cierta resistencia en los hogares a aplicar medidas de ahorro energético y, en cualquier caso señalan que “el dinero” es el motor principal del cambio. También reflejan que las medidas de ahorro energético a coste cero eran desconocidas para gran parte de los hogares.

 

  • – Ningún hogar planteaba con realismo la posibilidad de cambios estructurales de coste elevado en la vivienda previamente a la auditoría. Tras contemplar y analizar las propuestas de ahorro, aproximadamente el 20% de los hogares está dispuesto a acometer reformas en los hogares, siempre con apoyo económico institucional, salvo en el caso de la sustitución de calderas, que paradójicamente es la medida de apoyo pública mejor conocida.

 

  • – Los hogares en situación de pobreza energética tienen margen de mejora. Según el estudio Auditorías Energéticas, en contra de lo socialmente aceptado de que “los hogares en situación de pobreza energética hacen lo que pueden para ahorrar”, existe en estas viviendas cierto margen de mejora. Eso sí, también inciden en que este tipo de hogares requiere de medidas estructurales de apoyo que no pueden acometer por sí mismos, sin apoyo institucional. Solo de esta manera podrían garantizar un mínimo de confort para el hogar, más allá de las necesidades básicas.

 

  • – Se reconoce la importancia del aislamiento térmico. La mayoría de participantes en el estudio perciben correctamente que el aislamiento térmico es el principal elemento a corregir en la vivienda.

 

Recomendaciones

El informe Auditorías Energéticas ¿Cómo queremos ahorrar energía? Actitudes sociológicas ante la eficiencia energética culmina con una serie de recomendaciones, entre ellas:

  • – La implementación de las auditorías a nivel estatal, ya que este estudio ha revelado un potencial de ahorro voluntario superior a lo cuantificado por la Unión Europea.

 

  • – Más campañas para potenciar la educación y el conocimiento sobre ahorro energético y los rendimientos económicos de la eficiencia y las inversiones deseadas.

 

  • – Un mayor apoyo económico institucional. El estudio destaca la importancia de implementar medidas de eficiencia energética en las viviendas, algo que a veces no se lleva a cabo debido a la falta de apoyo financiero.