En 2019, la producción de electricidad de origen fotovoltaico de Alemania fue cinco veces superior a la de España.

Así se desprende de datos recabados por el Fraunhofer Institute for Solar Energy Systems (Fraunhofer ISE), que cifra el potencial del parqué fotovoltaico alemán en 50.000 megavatios de potencia instalada.

En 2019, Alemania habría producido alrededor de 46,5 teravatios hora de energía eléctrica, lo que representa el 8,2% del consumo bruto alemán de electricidad.

¿Cómo es posible que esto suceda? Sobre todo, teniendo en cuenta que la irradiación solar  (densidad de energía solar recibida en un determinado periodo de tiempo y medida en vatios hora por metro cuadrado, o por metro cuadrado y día)  es, en España, el doble que en Alemania.

Al parecer, la clave reside en la Energiewende, el plan de transición energética alemán, cuyo objetivo es llegar a producir toda la energía a partir de  renovables, al tiempo que se aumenta la eficiencia energética y se reducen las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

El Gobierno alemán, incluso, planea ya cerrar todas las centrales nucleares en 2022 y las centrales de carbón antes de 2038.

Para ello, se ha destinado una gran partida de fondos. El coste de este plan repercute en el precio de la factura final de electricidad, para cubrir el gasto en ayudas a energías renovables, planes de desmantelamiento de centrales nucleares y ayudas a regiones afectadas por el cierre de centrales térmicas y minas de carbón.

 

Algunos indicadores esperanzadores

España está lejos aún de cumplir ese objetivo, pero desde la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) destacan algunos indicadores positivos.

Según los datos provisionales de Red Eléctrica de España, en 2019 se conectaron 3.975 MW de nueva potencia fotovoltaica en grandes plantas,” lo que supone un récord histórico para el sector”, destacan desde UNEF.

Según la asociación, este importante crecimiento se debe principalmente, por un lado, al alto nivel de competitividad que ha alcanzado la tecnología fotovoltaica, que ha reducido sus costes en un 95% en la última década, y por otro, al alto grado de cumplimiento de los proyectos fotovoltaicos adjudicatarios de las subastas de energías renovables celebradas en 2017.

Según REE, de los 4.000 MW adjudicados de fotovoltaica, en 2019 se han llegado a conectar 3.728 MW aproximadamente, un 93% del total.

“A este respecto, una de las prioridades para nuestro sector es la aprobación de un RD de Acceso y Conexión que establezca un proceso de ordenación de la concesión de los puntos de acceso y conexión basado en el principio de transparencia en la información y en la prioridad a aquellos proyectos que puedan acreditar su madurez, sin perjudicar a los pequeños desarrolladores”, reclaman desde UNEF.

Respecto a la implantación del autoconsumo, según los datos registrados por UNEF, en 2019 en España se instalaron 459 MW de nueva potencia fotovoltaica en instalaciones de autoconsumo, lo que supone duplicar la potencia instalada en 2018, que fue de 235 MW.

De estos 459 MW, desde UNEF estiman que un 10% se corresponden a instalaciones de autoconsumo aisladas de la red, y un 90% a proyectos conectados a la red eléctrica. En cuanto al reparto por sectores, estimamos que la mayoría de esta nueva potencia (entre un 50-60%) se ha instalado en el sector industrial, un 30-40% en el sector comercial y un 10% en el sector residencial.

En resumen… todavía queda mucho por hacer, pero estas cifras ponen de manifiesto que cada vez más ciudadanos, empresas y representantes de la Administración Pública apuestan por esta tecnología para reducir su gasto energético y la huella de carbono de su actividad, contribuyendo de esta forma a la lucha contra el cambio climático.

¿Quieres saber cómo implementar el autoconsumo en tu vivienda o centro de trabajo? Escríbenos a través de este formulario.

autoconsumo fotovoltaico