Este 2018 ha comenzado con buenas noticias para Remica. El esfuerzo continuo por ofrecer un servicio “excelente” a nuestros clientes se ha visto nuevamente reconocido por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), que ha otorgado a nuestra compañía el certificado de Gestión Energética ISO 50001 y el certificado AENOR de Marca N de Servicios de medición y reparto de consumos en instalaciones centralizadas de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS).

Estas certificaciones se suman a las que ya teníamos anteriormente, otorgadas  por la implantación de un Sistema de Gestión de la Calidad según la norma UNE-EN ISO 9001 y de un Sistema de Gestión Ambiental de acuerdo a la norma UNE-EN ISO 14001.

Todo ello es fruto  de un rasgo que forma parte del ADN de la cultura de nuestra compañía: la innovación continua, la calidad de sus procesos de trabajo y la búsqueda de la excelencia.

Queremos que nuestros clientes disfruten de un servicio excelente en todos los aspectos y las certificaciones por parte de una entidad independiente de prestigio como AENOR ofrecen la garantía de que los procesos y servicios de Remica se atienen a los más altos estándares de calidad.

No obstante, conviene recordar que obtener las certificaciones no es el final del camino sino el primer paso ya que, una vez que se otorgan, las empresas certificadas se comprometen a seguir trabajando en la mejora de sus procesos y servicios según lo estipulado en las normas.

Este es un aspecto que está muy en sintonía con la manera en la que trabajamos habitualmente en Remica, ya que la apuesta por la innovación nos distingue y, en la práctica, se plasma en la mejora continua de nuestros procesos de trabajo.

De ahí que Remica siga siendo pionera en muchos aspectos. Así, por ejemplo, el certificado ISO 50001 no solo reconoce la gestión energética de la sede central de nuestra compañía (como suele ser habitual en las compañías que disponen de esta certificación), sino que, además, certifica la calidad de nuestros servicios.

Concretamente, la ISO 50001 también certifica las actividades de diseño, montaje y mantenimiento de las instalaciones de climatización, calefacción, agua caliente sanitaria (ACS), fontanería y gas, y la prestación de servicios energéticos en edificios. Todo un logro ya que pocas compañías españolas gozan de este reconocimiento.

Por otro lado, el certificado AENOR de Marca N de Servicios de medición y reparto de consumos en instalaciones centralizadas de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) supone una valiosa garantía para aquellas comunidades de propietarios que dispongan de instalaciones térmicas centralizas y quieran individualizar la contabilización de consumos.

Dado que, la Directiva 2012/27/UE, en lo referente a la contabilización individualizada de consumos todavía no se ha transpuesto a la legislación española (aunque debería haberse aplicado desde el pasado 1 de enero de 2017), confiar en compañías con el certificado AENOR de Marca N es un buen referente para los consumidores, sobre todo en un contexto como el actual, en el que existe cierta inseguridad jurídica en lo referente a esta cuestión.

Los clientes que confían en compañías como Remica, que cuentan con el certificado de Marca N, pueden tener la tranquilidad de que la liquidación de costes se realizará de acuerdo a lo fijado en la Directiva de Eficiencia Energética 2012/27/UE, con detalle pormenorizado de los conceptos facturados. Y también que recibirán un servicio de calidad, prestado por personal cualificado, que trabaja ateniéndose a unos los más altos estándares establecidos por una entidad de prestigio como AENOR.