¿Cuáles son las ventajas de la individualización de la calefacción central? Recientemente, la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid ha hecho pública una Nota informativa sobre la conveniencia de dotar a las instalaciones de calefacción centralizadas de sistemas de individualización de consumos y de válvulas termostáticas en radiadores.

Dicha nota, firmada por el director general de Industria de la Comunidad de Madrid, Carlos López Jimeno, destaca que “en edificios existentes con instalaciones de calefacción centralizada es muy aconsejable la instalación de repartidores de costes junto con válvulas termostáticas en los radiadores, puesto que es una medida de gran racionalidad técnica y rentabilidad económica”.

Sobre el reparto individualizado de consumos

Según se expresa en la nota, dotar a las instalaciones de calefacción centralizadas de sistemas que permitan el reparto de costes en sus usuarios (contadores o repartidores de costes) no incide de manera directa sobre la instalación ni mejora su eficiencia energética, pero sí modifica la manera en la que los usuarios la utilizan.

“De acuerdo con las estimaciones del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), así como las experiencias en países de Europa desde hace más de cuarenta años, el ahorro de energía para el conjunto de los usuarios con el reparto individualizado de los gastos suele ser superior al 30%”, explica la nota.

Y es que, con el reparto individualizado de consumos de calefacción central, aquellos usuarios que gasten menos energía en calefacción tanto por su régimen de actividad (p. ej. como cerrar los radiadores en habitaciones que no utilizan), por las características de su vivienda (p.ej. pisos intermedios orientados al sur) o por mejoras introducido (p. ej. ventanas con un buen aislamiento) pagarán menos proporcionalmente por los gastos de calefacción.

 

Sobre las válvulas termostatizables con cabezal termostático

En el punto número dos de la nota informativa se menciona la conveniencia de instalar válvulas termostatizables con cabezal termostático (válvulas termostáticas) para aumentar la eficiencia energética de la instalación, así como el confort de los usuarios que podrán elegir la temperatura más adecuada para cada estancia.

Ahora bien: para su correcto funcionamiento requieren que se haya adecuado el sistema de distribución hidráulica de toda la instalación para que funcione con caudales variables, “lo que redunda en un mejor rendimiento del sistema y en un mayor confort. Es decir, es una medida que fomenta el ahorro de energía y la eficiencia energética de la instalación”.

A diferencia de los repartidores de costes, las válvulas termostáticas “inciden directamente en la demanda de calefacción, puesto que la válvula cierra o abre el paso de agua caliente del radiador según se alcance o se pierda la temperatura deseada en la habitación. De este modo no se calientan las estancias más allá de lo deseado, sin que el usuario tenga que girar la llave de paso del radiador para abrirla o cerrarla”.

Además, al adaptar el circuito al funcionamiento a caudal variable y reequilibrarlo “se deberá contar con bombas de caudal variable y alta eficiencia y sistemas de equilibrado, corrigiéndose los problemas de funcionamiento de estas instalaciones como son que, en determinadas alturas, bajos o áticos, no llegue el agua caliente con suficiente temperatura o lo haga con demasiada”.

 

¿Qué dice la normativa?

El tercer apartado de  la nota informativa de la Dirección General de Industria hace referencia a la normativa vigente.

En edificios de nueva construcción:

  • Desde que en 1999 entró en vigor el Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE) la instalación de cada usuario de un edificio con sistema de calefacción centralizada debe disponer de un contador que permita repartir los costes de acuerdo con el consumo.

En edificios existentes:

  • El artículo 9 de la Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética impone varias obligaciones relacionadas con la contabilización individualizada de los consumos de energía, entre ellas la relativa a la energía térmica de los sistemas de calefacción centralizados.” Se pretende que el consumidor tenga derecho a pagar en función de lo que gasta y a conocer su consumo de manera periódica para poder adecuar el uso que hace de la energía”, explican en la nota informativa. Y recuerdan que esta normativa debería haberse traspuesto en junio de 2014, pero todavía no se ha aprobado el Real Decreto que la traspondrá en lo relativo al derecho al reparto de gastos de calefacción centralizada de manera individualizada”.

 

¿Quieres conocer más ventajas de la individualización de la calefacción central?  Contacta con Remica Servicios Energéticos en remica@remica.es y un consultor energético se pondrá en contacto contigo para resolver todas las dudas de tu comunidad de propietarios.